MIENTRAS LLEGA EL AMOR…

FireShot Capture 128 - ARTICULOS ACABADOS - Google Drive - drive.google.com

Ayer me permití una ratito de no hacer nada, ¡¡¡ cómo lo disfruto y cuánto bien me hace!!!
Me entretuve viendo una comedia sobre el amor y la historia, me inspiró a escribir éste artículo.
La mayoría de las personas sin pareja coinciden en anhelar encontrar a ese alguien especial para compartir su vida. Algo dentro de nosotros nos impulsa a vivir en pareja y a desear amar y ser amados.

Yo pienso que el corazón tiene la capacidad de regenerarse de dolores antiguos y valiente, volver a lanzarse a la
aventura del Amor pero, ¿qué hacer cuando se está solo y te atrapa la fantasía de “estoy solo/a, ¿volveré a
enamorarme?¿cuándo llegará alguien a mi vida?” y sientes la incertidumbre y la presión de esperar quien sabe
cuánto tiempo.

Lo primero es que para encontrar el Amor, hay que estar en el camino; si esperamos a que caiga del cielo o a
que los astros confabulen, lo único que cae del cielo es la lluvia o la nieve.

Más allá de proponerte que salgas a conocer nuevas personas, que amplíes tu círculo de amistades, que te
apuntes a un gimnasio y otras actividades mil que ya sabes, te propongo un paso más hacia adelante, mientras
llega el Amor de nuevo a tu vida.

Decía Mario Quintana :

“El secreto no es correr detrás de las mariposas, el secreto es cuidar tu jardín para que ellas vengan hacia ti”

Vamos a jugar con una metáfora

Una metáfora es una visualización guiada. Las utilizo muchísimo en mis sesiones de coaching y funcionan de maravilla.
Si te apetece, puedes leer el texto y luego cerrar los ojos e imaginarte a ti y a tu jardín y descubrir qué haces.

Imagina que vas a invitar a cenar a alguien muy especial a tu jardín y que tienes tiempo suficiente para prepararlo todo.
Empezarás por limpiar todos los matorrales secos, que ya no te sirven ni tienen posibilidades de sobrevivir y las hojas secas, también. Estará bien añadir tierra nueva para que las semillas que plantes puedan crecer más bellas y fuertes. Vas a tirar trastos que acumulaste y que ya no tienen utilidad para ti.
Puedes plantar las flores que te apetezca, de varios colores si tú quieres y regar con cuidado para que tomen buena raíz.
Y casi sin darte cuenta, llega el día. Preparas la mesa, la cena, un vino … todo a punto para la ocasión y ¡surge la magia!

Bien, pues imagina que ese jardín eres tú… quizá tienes que…

  • Cerrar y sanar heridas que ahora no te permiten confiar.
  • Cuestionarte la imagen idealizada que tienes sobre la pareja; ocurre que buscando a esa persona “perfecta”, nos perdemos oportunidades maravillosas.
  • Revisar creencias erróneas heredadas en tu infancia sobre lo que tú interpretaste acerca del Amor en pareja y que todavía tiene influencia en ti.
  • Pararte a sentir lo que falló anteriormente, para dejar de repetir patrones.
  • Darte tiempo para sentir qué tipo de persona quieres en tu vida y cuál es el formato de pareja que ahora encaja en tu vida.
  • Reflexionar sobre qué te motiva a anhelar una pareja. Todo lo que huela a soledad o a “necesito”, seguramente te lleve a precipitarte y a elegir mal.
  • Revisar tu autoestima y empoderarte, si lo necesitas.
  • Agradecer y valorar todo lo que ya has conseguido.
  • Reestructura nuevas metas, nuevos logros que te aporten bienestar.
  • Disfrutar el tiempo que pasas contigo.

Formar una pareja para pasar el rato o por qué no puedes sostener tu soledad, es fácil.

Que sea una relación duradera y equilibrada es otro cantar.

Requiere que primero cada uno cultive su propio jardín, para que sea fértil y propiciar encontrarse nuevamente con
el Amor de igual a igual, para cosechar juntos frutos deliciosos y disfrutarlos.
Encontrar una pareja, no va a resolver tus problemas de forma mágica como muchas veces nos venden a través de
las películas románticas, nadie va a salvarte, excepto tú mism@. El otro no es un curandero, ni un remedio para
nuestros asuntos internos sin resolver, al contrario, la pareja es uno de los mayores espejos para vernos a nosotros
mismos, ya que nos refleja y nos amplifica todo aquello que no queremos ver en nosotros.
Invertir en ti mism@ es lo mejor que puedes hacer por tí, además de ser lo único que depende de tí.

SENTIRTE BIEN, EN TU PROPIO JARDÍN

El anhelo por conseguir pareja es algo muy natural. Todos buscamos esa conexión en algún momento. Pero más
allá de enfocarte en la soltería como un problema, disfruta de ese tiempo como un regalo y deja que ese anhelo te lleve por un camino hacia el autodescubrimiento y bienestar para ti.
Cultiva y nutre tu jardín para que esté listo para tu propia primavera y también, para que puedas invitar a la
persona correcta, cuando tengas la oportunidad.

Compartir:

Share on facebook
Facebook

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribite a mi newsletter y consigue tu ebook gratuito de regalo

Descubrirás herramientas, prácticas y útiles para mejorar tu vida.