¿QUÉ ES LA FELICIDAD?

FireShot Capture 134 - ARTICULOS ACABADOS - Google Drive - drive.google.com

¡QUIERO SER FELIZ!

Me encuentro muy a menudo en consulta y al empezar un proceso con un cliente, cuando les pregunto por su principal objetivo, ésta es su respuesta: “Quiero ser feliz”.
Y ¿qué es ser feliz? La felicidad es un estado subjetivo y particular para cada persona, depende de su perspectiva, de sus prioridades, de sus valores, de sus sueños y de su situación. Mi intención hoy es ofrecerte varias miradas para invitarte a reflexionar sobre TU FELICIDAD

La definición de felicidad, en el diccionario de la Real Academia, es:

  1. f. Estado de grata satisfacción espiritual y física.
  2. f. Persona, situación, objeto o conjunto de ellos que contribuyen a hacer feliz.
  3. f. Ausencia de inconvenientes o tropiezos.
    La primera definición “satisfacción espiritual y física” hace referencia a algo que depende directamente de nosotros y que conlleva un autoconocimiento, dedicación, cuidado y respeto propio.
    La segunda definición “persona, situación, objeto o conjunto de ellos que contribuyen a hacer feliz” está relacionada con lo externo: tener en mi vida esa persona, vivir esa situación deseada, tener ese objeto concreto. Todo esto forma parte del exterior y se puede dar o no, puede depender de nosotros o no.
    La tercera definición “ausencia de inconvenientes o tropiezos” sería una definición más utópica, si lo que se busca es una felicidad sostenida y duradera a largo plazo, que no dependa de los inconvenientes o tropiezos que haya en nuestra vida, sino más bien de la manera en cómo los vivimos y cómo los resolvemos.
    ¡Mi primera conclusión me gusta! La satisfacción espiritual y física y el cómo vivo y el cómo resuelvo los inconvenientes o tropiezos de mi vida, depende de mí. Si depende de mí, puedo conseguirlo.
    … me queda navegando por las neuronas la segunda definición que tiene que ver con lo externo y con el tener… tener a esa persona “x” en mi vida, ese objeto o conjunto de ellos…sigo investigando.
    A continuación busqué su significado etimológico:
    “La palabra felicidad proviene del latín, de la palabra felicĭtas, -ātis, cuyo significado puede traducirse como que da fruto, fecundo, fértil, buena suerte, ventura, prosperidad, alegría, buena estrella”
    Ummm,¡me gusta también!. Me llega sembrarme, regarme, cuidarme para dar fruto, ser fértil, crear…crear mi vida. Vuelvo a tener mi poder, esto también depende de mí.
    Decía el poeta Pablo Neruda “La felicidad es interior, no exterior y no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos”.

Me sigue dando vueltas el “tener esa x externa” que antes os comentaba, pues ese tener es muy subjetivo en cada uno de nosotros y nos puede llevar a la felicidad por un lado y a la infelicidad por otro lado, en función de la exigencia de nuestros deseos.
¡Se me enciende la bombilla!
Os cuento sobre la Pirámide de Maslow, psicólogo humanista que publicó en 1943 una teoría acerca de que las acciones del ser humano nacen de una motivación innata de cubrir unas necesidades, las cuales se ordenan dependiendo de la importancia que tienen para nuestro bienestar.

Esta pirámide se divide en 5 niveles que van desde aspectos más básicos como la supervivencia, hasta motivaciones más complejas como el crecimiento personal. En el primer nivel de la pirámide se encuentran nuestras necesidades más básicas como alimentarse o descansar, únicamente saltaremos al siguiente nivel de necesidades una vez hayamos cubierto las necesidades del nivel en el que nos encontremos, y así sucesivamente.
Me parece muy relevante que seamos conscientes que si no cubrimos las necesidades mínimas de un nivel, no podemos acceder al siguiente en condiciones óptimas, claro.

Bien, llegados aquí y una vez cubiertas nuestras necesidades básicas y yendo hacia el segundo nivel de la pirámide, la cuestión sería:

  • ¿ Necesito un “puestazo x” en mi empresa para ser feliz?
  • ¿Necesito un “cochazo” para ser feliz?
  • ¿Necesito un “chaletazo” para ser feliz?
    Para mí, la respuesta es que está bien tener un chochazo, un puestazo, un chaletazo y todos los –azos que quieras en tu vida, siempre que no te bloqueen acceder al siguiente nivel y sucesivos de la pirámide. Más arriba se encuentran la amistad, el afecto, la intimidad sexual, el autorreconocimiento, la confianza, el respeto, el éxito, la moralidad, la creatividad…
    A mí me queda ya claro el asunto del tener y mis neuronas se quedan tranquilas.
¿Y tú? ¿Sabes cómo está tu pirámide de necesidades?
La exigencia de tus necesidades, ¿te ayuda a ser feliz o te boicotea?

ENTONCES,¿CÓMO SER FELIZ?

Según el filósofo Henry D. Thoreau, “La felicidad es como una mariposa, cuanto más la persigues, más te eludirá. Si prestas atención a otras cosas, seguro vendrá y descansará en tu hombro”.
Bajo este enunciado, el truco está en parar de buscar la felicidad en las cosas que no tienes y disfrutar de tu situación presente, VIVIR al fin y al cabo. Una carrera sin fin hacia ninguna parte anhelando una felicidad imaginaria, podría llevarnos a que aún consiguiéndola, nos dejara un vacío tipo “¿Para esto, tanto esfuerzo? ¿Y ahora, qué?” pues nunca será suficiente.
Así que te invito a reflexionar sobre qué te hace feliz a ti internamente y qué es prioritario y qué no.
¿Significa eso que no podemos soñar y marcarnos metas en la vida?
Para nada, soñar está bien!!! Plantéate metas realistas y trabaja en función de las mismas, disfrutando de tu situación presente y sin poner tus esperanzas en un futuro incierto, ya que tu presente actual es lo que verdaderamente sí tienes.

TIPS QUE PUEDEN AYUDARTE A CONSEGUIRLO

  1. Aprende a gestionar tus emociones. No se trata de lo qué nos sucede, sino de cómo lo vivimos y cómo lo resolvemos.
  2. Observa tu forma de actuar y decide qué te conviene cambiar para estar mejor.
  3. Identifica las situaciones que te causan malestar y comunícalo con asertividad.
  4. Deja a un lado el perfeccionismo. Mejor hecho, que no perfecto.
  5. Agradece lo que tienes y disfrútalo.
  6. Crea vínculos sociales positivos a tu alrededor.
  7. Disfruta de la familia que tienes o de la familia que tú hayas creado.
  8. No te resistas a los cambios del entorno, toma decisiones al respecto.
  9. Despeja tu mente y deja de lado lo que no puedes cambiar o no depende de ti.
  10. Emprende las cosas con tranquilidad y planificación, adaptándote a los posibles inconvenientes que puedan darse.
  11. Disfruta también de las cosas sencillas que te ofrece la vida.
  12. Pon atención a tus pensamientos. El 90% de las cosas que te preocupan, no pasarán.
  13. Destina tiempo para ti, para conocerte y crecer interiormente.
  14. Practica deporte regularmente.
  15. Busca momentos para descansar.
  16. Ríe fuerte y a menudo.
  17. Di SI cuando quieras decir SI y di NO cuando quieras decir NO.
  18. Pide ayuda cuando lo necesites.
  19. Verbaliza a quienes ames cuánto les quieres, el tiempo es finito.
  20. Besa y abraza todo lo que quieras y necesites.
  21. Pon atención a tu respiración. Incorpora 3 momentos diarios de 10 minutos para frenar y respirar a ritmo pausado y profundo. Te aportará calma y energía.

Compartir:

Share on facebook
Facebook

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribite a mi newsletter y consigue tu ebook gratuito de regalo

Descubrirás herramientas, prácticas y útiles para mejorar tu vida.